CAEI

Por Federico Romero Pintos. Una Argentina es elegida Presidente de la Corte Penal Internacional

Una argentina es elegida como Presidente de la Corte Penal Internacional

El pasado 11 de marzo, en el marco de la reunión plenaria de los jueces de la Corte Penal Internacional, la argentina Silvia Fernández de Gurmedi fue elegida como Presidente misma por un período de tres años. El martes 10 de marzo del corriente año juraron seis nuevos jueces, que habían sido votados durante la decimotercera sesión de la Asamblea de los Estados Partes del Estatuto de Roma en diciembre del 2014. Los elegidos en esa ocasión fueron los jueces Marc Perrin de Brichambaut (Francia), Piotr Hofmanski (Polonia), Antoine Kesia-Mbe Mindua (República Democrática del Congo), Bertram Schmitt (Alemania), Péter Kovács (Hungría) y Chang-ho Chung (República de Corea). Los mismos iniciaron sus funciones el día 11 de marzo en el cual en reunión plenaria eligieron a los miembros de la Presidencia de la Corte habiendo sido elegidas Silvia Fernández de Gurmendi, como Presidente de la Corte por un período de tres años, Joyce Aluoch y Kuniko Ozaki como vicepresidentes.

Silvia Fernández de Gurmendi es jueza de la Corte Penal Internacional desde el 2010 y anteriormente Directora de la Dirección de Derechos Humanos del Ministerio de Relaciones Exteriores de la República Argentina, así como Consejera Legal de la Misión Permanente que mantiene el mismo país ante las Naciones Unidas.

En su discurso posterior a la jura en su cargo expresó el honor que significaba haber sido elegida y las intenciones de trabajar junto a los demás jueces, los otros órganos de la Corte, los Estados Partes y la sociedad civil en el cumplimiento de sus funciones por el bien de la justicia, la paz y el imperio de la ley.

 La Corte Penal Internacional, regida por el Estatuto de Roma (que entró en vigor en el año 2002), es la primera corte permanente establecida para perseguir y juzgar los crímenes más serios cometidos de trascendencia internacional, tales como el genocidio, crímenes de lesa humanidad, crímenes de guerra o crimen de agresión. La institución de la misma fue un reclamo generalizado de la Sociedad Internacional durante el siglo XX y vino a reemplazar a los tribunales ad-hoc establecidos para un conflicto particular. Adicionalmente es un órgano independiente y no es parte de la Organización de las Naciones Unidas.

La Presidencia es responsable de la administración general de la Corte, con la excepción de la Oficina del Fiscal. Es un órgano de importancia estratégica dentro de la misma debido a que coordina con el Fiscal los temas de mutuo interés. Además supervisa las actividades del Registro y concluye acuerdos de cooperación con Estados y Organizaciones Internacionales.

Actualmente la Corte tiene bajo su investigación las situaciones ocurridas en República Democrática del Congo, Uganda, República Centroafricana, Darfur, Kenia, Libia, Costa de Marfil y Mali. Además está llevando a cabo estudios preliminares para analizar la admisibilidad de los hechos ocurridos en Palestina, Honduras, Ucrania, Irak, Afganistán, Colombia, Georgia, Guinea y Nigeria.

Es relevante señalar la función creciente que ha tenido la Corte desde sus inicios hasta el presente y la importancia que tiene que se lleven a cabo las investigaciones pertinentes en la persecución y juzgamiento de los crímenes consignados por el Estatuto de Roma. Asimismo las investigaciones que ya están radicadas en la Corte necesitan un exhaustivo análisis para evitar la impunidad en los casos en que se compruebe que se han cometido este tipo de crímenes.

Por todo lo anteriormente expuesto, es menester destacar la elección de una argentina como Presidente de la Corte, en cuanto, evidencia la necesidad de visiones desde los Estados emergentes así como de un país que tiene una historia importante en materia de defensa de los Derechos Humanos. Resulta también una muestra del profesionalismo del Servicio Exterior Argentino, que una diplomática de esta nacionalidad sea elegida para tan encumbrada tarea.