CAEI

20/08/2009 - Artículo de Diego Llorente, "Los intereses petrolíferos en Malvinas "

Artículo de Diego Llorente, "Los intereses petrolíferos en Malvinas" Clarín, Suplemento Todo Energías, 20 de Agosto de 2009, p. 4

Las reservas de petróleo en torno al archipiélago se estiman en 18.000 millones de barriles, una riqueza que explica la intransigencia británica en torno a la soberanía y que podría ser explorada a partir de 2010.

La disputa por la soberanía de las Islas Malvinas esconde un factor que permite comprender la intransigencia de la posición británica frente a los permanentes reclamos internacionales de la Argentina. Distintos estudios científicos encarados por el Reino Unido confirman que, bajo la superficie del archipiélago y las aguas que lo rodean (unos 200.000 km2 alrededor de las Islas según el British Geological Survey), existen importantes reservas de petróleo, las cuales podrían llegar a los 18.000 millones de barriles. Esta situación no sólo aumentaría la solidez económica de las Islas y de sus exiguos 3.000 habitantes, sino que además las colocaría como uno de los principales exportadores de petróleo a nivel mundial.

De acuerdo con la información publicada por el periódico inglés The Guardian a comienzos de 2009, las empresas que pugnan por obtener las licencias o derechos para las exploraciones hidrocarburíferas estarían en condiciones de comenzar sus actividades para fines de este año o principios de 2010. Entre las compañías interesadas se destacan Rockhopper Exploration, BHP Billiton, Desire Petrleum, Falkland Oil and Gas Limited (FOGL), Argos Resources, Arcadia Petroleum y Borders and Southern Petroleum.

Este rentable proyecto cuenta con un serio problema político internacional originado en las continuas presentaciones que la Argentina viene haciendo ante distintos organismos multilaterales de la comunidad internacional reclamando los derechos de soberanía sobre las Islas Malvinas, por estar ubicadas dentro de su plataforma continental submarina y encontrarse bajo dominio británico desde 1833 tras haber sido ocupadas de forma ilegítima. La situación representa un anacronismo del tipo colonial aún no resuelto por la ONU.
En un contexto en el que la actitud argentina no resulta cooperativa para con este proyecto petrolífero británico/malvinense, las perforaciones y las exploraciones sufren demoras y generan malestar entre las autoridades del Reino Unido y de Argentina.

Asimismo, el gobierno argentino desalienta la participación de las empresas petroleras que operan en el país en la exploración/explotación de hidrocarburos que se realiza en las Islas Malvinas, sobre todo tomando en cuenta que en 2007 el ex Presidente argentino Néstor Kirchner anuló un acuerdo con Londres que coordinaba las actividades petrolíferas en el área del archipiélago firmado en 1995.

Así, a partir de su potencial petrolero, las Islas Malvinas empiezan a jugar un rol destacado en la configuración geopolítica regional e internacional, dejando en claro uno de los principales intereses que mueven a las autoridades del Reino Unido para conservar el histórico dominio político, económico y cultural sobre el archipiélago y la “implantada” población isleña. De prosperar este proyecto, en el futuro podría dar lugar a asociaciones políticas, vínculos de cooperación económica y posibles matrices de intereses/conflictos entre los distintos actores en juego, sobre todo teniendo en cuenta que se trata de un punto estratégico hacia la Antártida (actualmente protegida por el Tratado Antártico hasta 2048), otro probable espacio en disputa entre las principales potencias mundiales y países del hemisferio Sur, con una pléyade de recursos naturales y energéticos disponibles bajos sus capas de hielo (petrolíferos, gasíferos, agua dulce, minerales, etc.).

Observatorios:
Regiones:
Región: